De agencia digital a fábrica china de producción masiva

Una crónica de cómo las Agencias Digitales se han dejado seducir por la producción masiva y han elegido el lado oscuro del Content Marketing como su credo oficial.

Desde sus inicios, el “Content Marketing” se ha mantenido como una alternativa atractiva a la hora de satisfacer las necesidades inherentes de nuestros clientes, pero si algo nos ha enseñado el orden natural de la vida es que, lamentablemente, el color rosa de lo bueno puede acabar teñido de un gris oscuro y gamberro.

Ese lado oscuro  es altamente seductor, eso lo sabemos, pero lo que ignoramos es que una vez estamos en él, se nos hace complicado reconocer que vamos por mal camino. Y exactamente, este es el drama que está viviendo el “Content Marketing” y si a ese drama le sumamos  la nueva metamorfosis de las agencias, que están pasando de ser creadoras de contenidos a Fábricas chinas de producción masiva, pues el resultado será altamente perjudicial para el negocio.

“Los publicistas arruinamos todo”

Gary Vaynerchuk

Bajo una de las máximas de Gary Vaynerchuk, reconocido gurú del medio, se erige este imperio de Fábricas Chinas que acuden al lado oscuro del “Content Marketing” para satisfacer las ordenes morbosas de sus clientes. La oscura práctica de la que les hablo, se basa en engendrar, sin ton ni son, una cantidad salvaje de contenido que más allá de comunicar, invade los feeds de consumidores que, poco a poco, empiezan a rememorar esa vieja sensación de aburrimiento que les tranmistían los comerciales intrusivos de antaño.

Sin ir muy lejos, Puromarketing publicó hace unos días un artículo en el que exponía el síndrome del “Content Blindess” , el cual consiste en la ceguera selectiva que están desarrollando los consumidores debido al exceso de contenidos. Esta amenaza no es nueva,  la vivieron los banners y la siguen padeciendo la mayoría de correos electrónicos.

Las agencias medianas o pequeñas son las que alimentan esta negativa tendencia y en su objetivo por llenar las arcas, apuestan por cantidad en vez de calidad. Se aprovechan de anunciantes que desconocen el mundo de las redes y resuelven las solicitudes de sus clientes generando grillas de contenidos interminables que nadie ve.

3 Claves para no convertir la agencia en una “Fábrica China”

Hay distintas formulas que podrían evitarnos la hecatombe de convertir nuestra Agencia en una “Fábrica China”. Alguna de estas prácticas las han venido ejecutando grandes agencias desde sus primeros días, pero puede que para emprendedores debutantes sea complicado copiar los modelos de las más grandes. En vista de ello, he generado 3 claves, desde una perspectiva subjetiva, para mejorar las prácticas de las pequeñas o medianas agencias que podrían estar rozando la conversión a “Fábrica China”.

 1. Dale al cliente lo que necesita, no lo que quiere

madmen_1_long_image

Cuando se trata de publicidad, yo soy  uno de los detractores que rechaza de manera tajante el manifiesto de “el cliente siempre tiene la razón”. Aunque, si bien es cierto que existen clientes abiertos a dejarse guiar e incluso trabajar codo a codo para cumplir objetivos en común, es un hecho innegable que, la mayoría de los que pagan nuestros servicios, son renuentes a propuestas arriesgadas y solo invierten su dinero si se va a hacer lo que ellos dicen. Ante esta disyuntiva estratégica, lo mejor que se puede hacer es tomar una posición unilateral y aplicar a una de las reglas universales del Marketing: “Dale al cliente lo que necesita, no lo que quiere”.

Se que citar esta declaración puede ser bastante obvio, pero se sorprenderían de los innumerables casos en los que muchas agencias , que creen estar haciéndolo bien, caen, sin darse cuenta, en las fauces de las malas prácticas. Pero no basta con hacer de esta máxima un mantra, ya que la carta bajo la manga debe ser el ejecutivo de cuentas y su habilidad para encantar cobras. Así que a la hora de contratar un cuentas, no solo se fíen por la experiencia, evalúen si el personaje sería capaz liderar una secta y si lo es, firmen a ese crack.

 2. Hazle cacería a un Tech Guy

Dan Weiden y David Kennedy fundaron en 1982  su tan reconocida agencia Weiden Kennedy y por esa época, una maquina de escribir, un teléfono y una mesa, era con lo único que contaban en su oficina/sótano. Pero puedo apostar que,  Dan y David de haber creado una agencia en tiempos actuales, lo primero que buscarían para arrancar el negocio sería un experto en tecnología.

La tecnología y la publicidad siempre han estado atadas en una relación amor/odio apremiada por la evolución de la humanidad, pero no fue sino hasta la revolución de la comunicación que esta relación se afianzo, generando una diversidad de oportunidades bastante atractivas para cumplir objetivos. Por lo tanto, las agencias jóvenes necesitan salir de cacería e ir por las mentes prematuras que aún no han sido fichadas por otras grandes empresas. Cabe resaltar que al profesional contratado no se le debe tratar como pasante, se le debe brindar facilidades para que sus habilidades se potencien y acabe convertido en todo una AS del medio, capaz de gestionar las peticiones más creativas.

 3. Estimula la sinergia

No importa el número de creadores que trabajen en sus agencias, la sinergia siempre debe ser estimulada. Para estimular este fenómeno de influencias, deberán evaluar cada departamento de sus guaridas y cerciorarse de que todos fluyan bajo una filosofía contraria a la “Fábrica China”, ya que todo el proceso de creación puede verse perjudicado si algún departamento va en contracorriente.

Después de evaluar,  deberán actuar enseguida y motivar a su gente. No solo ofrezcan promesas de que mejorarán los sueldos y tendrán mayores beneficios, creen vínculos importantes entre el equipo, conozcan sus gustos y estimulen los mismos a través de pequeños detalles en sus instalaciones ¿por qué creen que en Google solo trabajan los mejores?

“Odio la publicidad que parece publicidad”

Dan Weiden

Seguramente, la mayoría ya esté siguiendo sus propias vías para no caer en las malas prácticas, pero puede que alguno esté atrapado en una espiral de “Fábrica China” que lo desmotive y le haga preguntarse -¿qué coño estoy haciendo?-. Para esos, cuya duda se hace cada vez mas latente, les recomiendo evaluar su trabajo y si desean cambiar, ofrezcan soluciones efectivas, ya sea utilizando de referencia las claves presentadas o creando unas propias.

Por último, me despido haciendo eco de aquella expresión tan famosa de Dan Weiden y es que la mejor forma de hacer buena publicidad, es hacerla sin que parezca publicidad.

Anuncios

2 comentarios en “De agencia digital a fábrica china de producción masiva

  1. Pingback: Stalkeando el Medio | El Algoritmo del Unfollow ¿Por qué el consumidor deja de seguir una marca? [Infografía]

  2. Pingback: La mala gestión de la calidad de información causa ceguera

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s